MUSICA LINIERA FM

Espaillat revive la amarga situación de 2012

Nueva York, 25 jun (EFE).- Igual que hace dos años, Adriano Espaillat aguarda al recuento de todos los votos para mantener su sueño de convertirse en el primer congresista federal dominicano, después de que en las primarias demócratas celebradas este martes el veterano legislador Charles Rangel volvió a superarle ligeramente.
El senador estatal Adriano Espaillat rechazó conceder la victoria y optó esperar a que se cuenten todos los votos, incluyendo los ausentes y los emitidos bajo declaración jurada debido a algún problema en los listados de votantes.
"Ante los miles de votos pendientes, el pueblo del Alto Manhattan y El Bronx merece un recuento completo de cada voto para lograr un cómputo completo y exacto de esta carrera", dijo Espaillat en una declaración emitida la pasada madrugada.
Con el 100 % de los precintos de voto escrutados, Rangel logró el 47 % de las papeletas (22.565), mientras que Espaillat obtuvo el 44 % (20.771), mientras que el 9 % restante fueron para los otros dos candidatos.

Según la Junta Electoral de la ciudad, se habían recibido hasta ahora algo más de 2.800 votos en ausencia, de los que ya se han contabilizado más de 900, además de que hay un cierto número no precisado de votos bajo declaración jurada.
Y la intención de Espaillat es esperar hasta que cada papeleta sea contabilizada. "Como aprendimos en 2012, cada voto debe ser contado en esta carrera", señaló el senador en su declaración.
El recuento del martes, que se prolongó hasta la medianoche, volvió dolorosamente a dejar a Espaillat, de 59 años, muy cerca de Rangel, de 84 años, pero sin poder superarle.
Hace dos años, el senador estatal tampoco concedió su derrota durante dos semanas debido al estrecho margen de victoria de Rangel, que tras el recuento definitivo (al cabo de dos semanas) fue de menos de mil votos.
Dado que el distrito 13 a la Cámara de Representantes es abrumadoramente demócrata, no habrá candidato republicano en las elecciones legislativas de noviembre, por lo que el ganador tiene asegurada la victoria y su billete al Congreso de Washington.
Para Jeanne Zaino, una politóloga de New York University, la carrera está ahora "demasiado apretada, pero creo que será decidida pronto a favor de Rangel", ya que las cifras de diferencia a su favor ofrecen un colchón ante el número de votos pendientes de recuento.
A pesar del desgaste de Rangel, Zaino señaló a Efeusa que su casi segura victoria se debe a varios factores, entre ellos que el legislador "es una leyenda en el distrito y en el Congreso" y además "hubo una participación muy baja" que siempre favorece a los titulares del cargo.
Además, Zaino consideró que Espaillat "ha tenido problemas estableciendo un mensaje" que fuera suficientemente diferente al de Rangel como para convencer a una mayoría de votantes para que dejaran de respaldar a un congresista veterano y optaran por él.
En todo caso, y a falta de los datos definitivos, el resultado apunta a otro golpe para Espaillat, que soñaba con convertirse en el primer congresista federal dominicano (nació en Santiago de los Caballeros y su familia emigró cuando él tenía siete años).
Además, la derrota supone que la creciente comunidad dominicana del país, que solo en la ciudad de Nueva York se calcula en más de 600.000 integrantes, sigue sin tener un representante a nivel nacional, más aún en un distrito donde más de la mitad de la población es hispana.
Ramona Hernández, directora del Centro de Estudios Dominicanos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), señaló a Efeusa que una victoria de Espaillat hubiera diversificado la presencia de latinos en el Congreso, donde ya hay legisladores de origen puertorriqueño, mexicano o cubano.
En cambio, el veterano Rangel, quien a sus 84 años parece dirigido a cumplir su mandato de dos años número 23, y último, en la Cámara de Representantes, ha logrado su victoria más difícil, debido a su avanzada edad y los problemas de ética que ha afrontado en los últimos años.
Hernández recuerda que Rangel, de padre puertorriqueño, no usa ni reniega de esta herencia, aunque se considera afroamericano. El congresista sigue siendo popular entre los hispanos de El Barrio Latino de Harlem.
Frente al apoyo de numerosos dirigentes locales que tenía Espaillat (como el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr., y la presidenta del Concejo municipal, Melissa Mark-Viverito, el fiscal de cuentas de la ciudad, Scott Stringer, o algunos poderosos sindicatos locales), Rangel tuvo el respaldo del expresidente Bill Clinton y el gobernador del estado, Andrew Cuomo.
"Nunca dudé de Rangel y claramente tampoco lo hizo la población del distrito congresional 13", señaló hoy Cuomo en la red social Twitter.
El mapa del recuento muestra una división muy clara: Harlem votó claramente por Rangel mientras que el Alto Manhattan (zonas de preponderancia dominicana) y el oeste de El Bronx lo hicieron por Espaillat.