MUSICA LINIERA FM

Vencer la fobia a la tecnología ayuda a no aislarse del mundo

Desde comunicarse con un familiar hasta hacer un trámite bancario puede convertirse en una pesadilla para quienes padecen tecnofobia
Muchas personas de más de 50 años presentan cierta reticencia a acercarse a las nuevas tecnologías: la computadora, las tablets, los celulares cada vez más avanzados y ni hablar de las redes sociales, como Facebook o Twitter. Es así que pierden un posible contacto con familiares que se encuentran lejos, compartir algunas cuestiones con amigos o bien reunir los requisitos para una propuesta laboral.
El trastorno se llama ‘tecnofobia’ y, según explica el médico especialista en Psiquiatría doctor Roberto Ré, es un miedo irracional, un miedo patológico; los tecnófobos se sienten incapaces, sienten miedo a romper los aparatos tecnológicos (computadora o celular, por ejemplo) y optan por alejarse de ellos. “Algunos hasta inventan excusas relacionadas a la salud orgánica: usar celular hace mal por eso no lo toco, es una de la excusas que presentan muchas personas. El afectado por la fobia reconoce que este miedo es irracional pero no puede controlarlo”, afirma el experto, director de Red Sanar.
“En la actualidad, casi todas las actividades están vinculadas o mediadas por la tecnología. Es así que el tecnófobo se enfrenta con su estímulo fóbico constantemente e incluso llega a una crisis de angustia”, describe Ré, quien agrega: “Luego se sumerge en un gran dolor por ser excluido de ciertos círculos (sobre todo en lo relacionado a lo laboral y a las redes sociales para la comunicación y el intercambio de información con amigos)”.
Por este motivo, el profesional insta a animarse a vencer este miedo irracional. “Las fobias son enfermedades crónicas de excelente pronóstico y la clave para ello es aprender a confrontarlas exitosamente”, subraya Ré, para luego añadir: “El primer paso es que la persona acepte la limitación que tiene”.
Entre las alternativas de tratamiento de la tecnofobia, el especialista menciona:
* Terapia cognitiva: “Es bueno consultar con un profesional psicólogo o psiquiatra; no sienta vergüenza, no es un tema menor si interfiere en su vida y le genera angustia”, remarca el director de Red Sanar.
* Terapia de exposición: “Se trata de que el paciente se acerque gradualmente a aquellos objetos que lo asustan. Con ayuda de otras personas, o bien clases prácticas sobre cómo manejar ciertos sistemas operativos, la persona afectada empezará a sentir que el miedo se va diluyendo”, asegura.
“Muchas veces –prosigue Ré- es bueno optar por tratamientos psicológicos grupales, juntarse y compartir el problema con otras personas que padezcan esta molestia ayuda mucho a lograr una recuperación y a no sentirse solo”.
Asimismo, comenta que las fobias producen ansiedad y angustia, pero ciertos ejercicios de relajación y respiración ayudan a disminuir estas molestias.
“Lo que no se debe hacer es bloquearse ni encerrarse en el ‘yo no puedo’, ‘siempre fue así’…”, concluye el especialista.
Fuente: DERF